lucia-ramirez

Lucía, venciéndome a mí misma

Luego de vivir un año 2019 yendo a consulta médica prácticamente dos veces al mes, debido a complicaciones en todos mis niveles y ya cansada de tanto examen médico, de tanto medicamento, mi doctor me puso un ultimátum.

Leer más

Irma Pineda, venció la soledad

Después de salir de la iglesia a la que había asistido por años, descubrí que habían muchas heridas en mi corazón pero no quería confrontarlas. Dios me estaba invitando a enfrentar el dolor, así que me rodeó de una comunidad increíble para poder sanar mi corazón.

Leer más

Nicole Fuentes, venció la ansiedad

A mis 22 años descubrí que tenía taquicardia por un trastorno de ansiedad. Me recomendaron realizar exámenes para descartar un problema físico en mi corazón, pero Dios terminó usando ese proceso para revelarme la verdadera raíz y sanó mi corazón.

Leer más

En medio del dolor

Cuando hablamos de dolor, usualmente lo relacionamos con un dolor físico ocasionado por una lesión. Hoy quiero hablarte del dolor desde otra perspectiva.

Leer más

Una carta para mi misma en el colegio

Mi tiempo ya pasó hace 7 años, pero hoy quiero compartirte esto a vos que aún estás ahí, que tenés un hijo(a) ahí o que simplemente buscás alguna respuesta a tus heridas del pasado; orando que sea de bendición para tu vida.

Leer más

Sumérgete de nuevo

Una vez que el dolor toca a la puerta la vía más fácil para dejar de sentirlo parece simplemente dejar que el tiempo pase, no enfrentarnos a ningún recuerdo doloroso, ni hablar del tema. Todos pensamos: entre menos lo hable y lo recuerde, menos duele.

Leer más

¿Quién es tu odontólogo?

Hace unos días visité a mi odontóloga. Por motivos de ortodoncia me recomendaron hacerme cuatro extracciones. Para ser honesta, dudé en realizarlas pero por valentía (y por mejorar mi sonrisa) accedí.

Leer más

Un nuevo estilo de vida

Cuando Dios interviene en una etapa de nuestra vida, deja un sello único que simplemente no se puede borrar jamás. Estoy segura que llevaré está marca para el resto de mi vida, pero como una cicatriz de victoria.

Leer más