El súperpoder de decir “NO”

Escrito por la Mamá Worshipera: Celeste Pineda

Era domingo y Lucas, mi hijo mayor, comenzó a jugar con unas cucharas de madera, así que con Raúl, mi esposo, improvisamos una “batería” con unas latas de leche vacías. Ni corto ni perezoso el chiquitín de apenas 1 año comenzó a golpearlas y a hacer muchísimo ruido: proporcional a la alegría que tenía y a la nuestra de verlo feliz; y es que ver felices a los hijos es lo más gratificante de este mundo.

Les escribo este artículo en la fiesta de San Juan Bosco, fundador de los Salesianos; un sacerdote maravilloso que desgastó su vida por los jóvenes y los niños, alguien que siguió a Cristo desde su propia “trinchera” y ofreció su ser para la salvación de sus muchachos. Raúl y yo somos católicos salesianos y puedo asegurarles que Dios en su bondad nos ha regalado esta vocación, para que, desde nuestra propia manera de ser, busquemos el cielo para nuestros niños… y para los jóvenes a quienes servimos.


Mi esposo y yo estamos muy compenetrados en la crianza de nuestros hijos, pero en esta ocasión me referiré a mí misma como mujer y como madre. Mi nombre es Celeste Pineda Baca y tengo 3 hermosos hijos: Lucas, José María y Mario Rafael; los dos primeros aquí conmigo y uno ya con Dios.


Antes de continuar quiero dejar claro que amo y admiro a mi madre por sobre cualquier mujer en este mundo y también dejar claro que amo a mis hijos con todo mi corazón, que ellos son el propósito más importante de mi vida, que mi misión es su desarrollo pleno como personas, como honestos ciudadanos y buenos cristianos… regresarlos a Dios: de donde me vinieron. 

El don de la maternidad es maravilloso pero eso ya lo han escuchado mucho, así que me centraré en lo que, al menos para mí, es algo real y muy poco compartido: la parte difícil de ser madre, me refiero a la negación de nosotras mismas, al sacrificio, a lo desesperante de algunos días; a “las metidas de pata”, las incontables horas de sueño perdidas por el cuidado de los chiquis o bien invertidas en pensar ¿Cómo voy a hacer?; las noches en que me acuesto llorando porque tuve que llamar la atención de mis hijos fuertemente… tal vez de más. Los ojos llorosos de Lucas quien ahora tiene 7 años y ya entiende muchas cosas, entre ellas, mis errores.

Y pasan los días y pareciera que errar es cada vez más fácil; que decir “No” es el pan nuestro de cada día, que cada vez soy más exigente y casi casi, que pasé de ser su mamá bella a la ogra que lo oprime y le dice a todo “No”… y es que estoy en esa etapa en la que decir “no” es tan cotidiano: No mirés Youtube tanto tiempo, No podés ver esos videos, no podés tener un Iphone, no puedo comprarte todo lo que pedís y no, no puedo llevarte por una Frapuchata todos los días por tu bien… sin poder explicarle que no puedo hacerlo porque no pueda sino porque debo enseñarle el valor de las cosas… Soy esa ogra que no solo se dedica a ser madre sino que además debe trabajar, debe ser esposa y es bien difícil salirte del papel de madre para ser precisamente eso: esposa, un remanso de paz y cariño que necesita Raúl al final del día; solo que al pobre le toca muy a menudo ver a Fiona verde y muy pocas veces, a mi pesar, tan femenina como su versión de princesa.

Mi madre tenía el súperpoder de decirme no muy a menudo, yo también tuve 7 años y reclamé muchas veces cuando la sentí una ogra, sobre todo porque le tocó ser “una ogra sola”, ¿Exigente de más? Tal vez, ¿Dura de vez en cuando? Sí muy dura, mucho. Con errores que como niña me eran fáciles de detectar; sin embargo, con mis hijos es la más dulce abuela, la más consentidora, la más alcahueta, la que me critica cuando los corrijo y la que parece el genio de la botella ante sus deseos.

Es cuando la veo así que puedo recordar los muchos “sís” de mi mamá: los “sís” a mis sueños (a todos mis sueños), los “sís” a mis miedos en la noche para pasarme a su cama, los “sis” a mis metas y los “sis” a enseñarme el valor del trabajo y de la obra bien hecha; los “sis” a juguetes chiquitos en el supermercado, como cuando me compró aquel árbol de navidad miniatura al que le dabas cuerda, se abría y salía Santa; los “sís” a muchos besos ¡Muchos besos y abrazos!

Y entonces caigo en cuenta de que esos múltiples “No” de mi mamá, por muy duros que los sintiera, fueron las cinceladas que el Señor y mi Madre del cielo le instruían para hacer de mi piedra una escultura digna, y porque no: hermosa. Cuan poco sabía yo que esos “Sis” de mi mami se transformaban en sus “Nos” personales: no poder levantarse más tarde, no poder salir mucho con sus amigos por llevarnos a entrenar, no poder ir por un café en la tarde los sábados o domingos por nuestras clases de música, no poderse comprar aquel par de zapatos hermosos que vio en una tienda…

Ser madre es tener el súperpoder de decir ”no” a todo aquello que no convenga al bienestar final de nuestros hijos, ¡Ese es nuestro superpoder!, es aguantar el resentimiento o el enojo que sienten contra vos como si no te inmutara, es irte a dormir llorando sabiendo que deben afrontar las consecuencias de sus travesuras, no porque no podás comprar una retratera nueva, sino porque la vida exige hacernos responsables de nuestros actos y es nuestro deber enseñárselos.

Dios es un padre de “Nos”, “nos” que a veces duelen, pero que son para nuestro bien.
Les invito a pedirle desde el corazón que siempre nos regale ese súperpoder, ese que ve más allá de lo evidente: ese que transforma lo bueno en mejor. Lucas nos ha dicho “No” ante muchas propuestas como la natación y el kempo, pero una vez nos dijo “sí” y aquel niñito que tocaba en latas aquel domingo hoy ya tuvo su primer recital de batería…
Ese día dejé a la ogra en mi cuarto y por primera vez me permití admirar su participación no como princesa, si no como la mamá que lo ama con locura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s