Peleando mis batallas

Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido  mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmo 23:5-6 (LBLA)

Las luchas, los problemas, las dificultades, las batallas, como quieras llamarle, están presentes en nuestras vidas. Es parte de vivir en este mundo, la palabra de Dios nos dice que en este mundo vamos a experimentar aflicciones pero que confiemos. ¡Qué difícil es confiar cuando estamos atravesando procesos! (Juan 16:33).

Cada persona maneja sus procesos de formas diferentes, influye mucho nuestra personalidad y el ambiente. Algunos buscan refugio en amigos y otros prefieren aislarse. Cada uno de nosotros posee mecanismos de defensa, que son estrategias psicológicas inconscientes puestas en juego por diversas entidades para hacer frente a la realidad y mantener la auto- imagen.

¿Cómo manejas tus procesos?, en ocasiones tomamos posiciones no saludables, los extremos no son buenos para nosotras. No podes estar en la conmiseración pero tampoco en la autosuficiencia. Es difícil mantener un balance pero tampoco es imposible. El Espíritu Santo no solo consuela, también instruye. (Salmos 32:8).

Es importante que aprendamos cuales son nuestras armas y estrategias para la batalla. A menudo nos vamos a enfrentar a situaciones que causan crisis e inestabilidad, pero Dios te ha dado las herramientas para sobrellevar tus circunstancias. A continuación te hablaré de 4 armas para la batalla:

  • Oración: La oración es nuestra comunicación directa con Dios. No necesitas usar palabras complicadas para poder hablar con Papá. Acércate confiadamente, dedica un tiempo específico y simplemente decile lo que está en tu corazón. Daniel oraba 3 veces al día, Jesús se apartaba de la multitud para hablar con su Padre, Israel en medio de su desobediencia clamaba al Señor. ¿Por qué no deberíamos nosotros clamar a Dios? En el momento de Crisis, no hay nada mejor que clamar ¡Abba Padre, te necesito! La Biblia nos dice que debemos presentar todas nuestras peticiones con oraciones, suplicas y acción de gracias al Padre y que Él nos llenará de esa paz que sobrepasa todo entendimiento. (Filipenses 4:6).
  • Adoración: La adoración es un estilo de vida, es devoción, honor y alabanzas a Dios. Es que aun a pesar de que todo a tu alrededor esté en caos, comprendes que Él sigue siendo Rey y que merece toda nuestra adoración. La música no es adoración como tal, pero es una de las formas de dar adoración a Dios. La música tiene la capacidad de cambiar atmosferas, puede influir tus emociones para bien o para mal. David sabia la importancia que tenía la música, por eso la usaba para echar fuera demonios, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios y por eso las paredes de la cárcel cayeron. Cuando levantas adoración en medio de la prueba, el enemigo no le queda otra opción, más que retroceder. (1 Samuel 16:14-23, Hechos 16, 1 de Crónicas 29:11).
  • La palabra: Necesitamos alimentarnos de la palabra de Dios para hacer frente a las batallas. La Biblia es una guía de vida pero también es el recordatorio de cada una de las promesas de Dios. Puedes aprender de memoria algunos versículos que te ayuden a enfrentar dificultades, que te den paz y esperanza. Jesús se defendió del enemigo con la palabra, cuando este se le apareció en el desierto. La boca tiene poder, comenzá a declarar la palabra de Dios en tu vida. (Hechos 4:12, Salmo 119:105, Mateo 4, Salmo 56:4).
  • Acción de Gracias: La queja te limita, la gratitud te promueve. Qué difícil es dar gracias por los procesos. Sin proceso no hay progreso. Dios nos moldea por medio de los procesos. No sos la misma persona que hace unos años, ya que las circunstancias de la vida nos hacen madurar. Demos gracias a Dios en todo tiempo, Él es bueno y cada mañana renueva sus misericordias. (1 de Corintios 15:57, 1 Crónicas 16:34, 2 Corintios 9:11).

No puedes tener el control sobre algunos procesos en tu vida, sin embargo si puedes escoger cual será tu actitud y tus estrategias de batalla. ¡Resiste! Esta es una temporada de tu vida, pero no el proyecto final, Dios sigue trabajando.

Oro por que en medio de este proceso puedas encontrar refugio en Dios, que su paz te llene y te levantes con más fuerzas para pelear la buena batalla.

Recomendación Musical:

Así Peleo Rodeado | EXJ Tribe | Jóvenes Unidos

Blog escrito por la worshipera, Sharon Brenes 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s