Me vestí de gracia

En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio.

Tito 2:11-12 (NVI)

El tema de la gracia de Dios, es uno de los más abordados en el ámbito cristiano, existen muchas lecturas, estudios, libros, prédicas y canciones que nos hablan de la gracia. Es importante que entendamos la gracia, pero aún más que la vivamos en nuestras vidas.

Pero, ¿Qué es gracia? La palabra traducida como “gracia” en el Nuevo Testamento proviene de la palabra griega charis, que significa “favor, bendición o bondad”. La biblia está llena de acontecimientos donde se refleja la maravillosa gracia de Dios, y es esa misma gracia la que está disponible en nuestros tiempos.

La gracia de Dios es un regalo inmerecido, aun siendo imperfectos Él decide renovar sus misericordias a diario y darnos una nueva oportunidad. Sin embargo, nosotras mismas decidimos vivir fuera de su gracia. ¿Cómo puedo saber si estoy viviendo fuera de la gracia de Dios? Quiero compartirte 4 realidades:

Cuando haces buenas obras para ganar la gracia de Dios: En primer lugar debemos entender que es un regalo inmerecido, las buenas obras son fruto del amor y agradecimiento a Dios, pero no son para ganar algo que ya se nos fue dado. (Efesios 2:8-9).

Cuando te equivocas, te alejas de Dios: En ocasiones cuando le fallamos a Dios, sentimos vergüenza, nos llenamos de pensamientos negativos que nos hacen apartarnos de Él, sin embargo así como un niño cuando se cae y se lastima busca ayuda de su papá, así podemos acercarnos confiadamente a Dios, ya que Él conoce nuestro corazón más que cualquier persona. (Hebreos 4:16).

No reflejas transformación: La gracia transforma, cuando tienes un encuentro real con Jesús tu vida no puede seguir igual. Tu relación con el Espíritu Santo debe dar frutos, uno de ellos es el dominio propio, es esa capacidad para poder controlar nuestros pensamientos, emociones y comportamientos. Comenzas a rechazar actividades que no le agradan a Dios, no por tus propias fuerzas, sino por el poder del Espíritu Santo. El amor hacia Dios será tan fuerte que no vas a querer fallarle y te recuerdo que el amor no es un sentimiento, es una decisión. En su libro sobre gracia, Max Lucado nos recuerda: “La gracia crea determinación para hacer lo bueno, no permiso para hacer lo malo.”  (Tito 2:11-12).

No vivís en libertad: Cuando has entregado tu vida a Dios, ya no volves a ser igual, has comprendido que las cadenas que te ataban han sido rotas y que tu pasado queda atrás. ¡No estés atascada en tu pasado! (Gálatas 5:1).

Hoy quiero invitarte a que a diario te vistas de la gracia de Dios,  toma ese regalo inmerecido, goza de sus misericordias y busca intensamente su presencia.

Que tu oración sea poder permanecer en la gracia de Dios, que aprendas a verte como Él te ve y que te de la fortaleza para vivir en santidad.

Recomendación Musical:

 

¡Dios te bendiga worshipera!

Este post fue escrito para ustedes por la worshipera, Sharon Brenes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close