Soy limpia

Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

2 de Corintios 5:17 (NTV)

Muchas veces vivimos vidas de esclavitud, somos acorralados por nuestros pensamientos y la culpa nos absorbe. No te sientes digno de servir a Dios, de compartir el evangelio, de participar en su obra porque consideras que no estás listo, ya que eres un pecador. Él quiere que vivas una vida de libertad y no más de esclavitud. (Juan 8:36).

Esa libertad no es una carta de permiso para que sigamos viviendo una vida desordenada, debemos mantenernos firmes y honrar a Dios en todo lo que hagamos. (Gálatas 5:13). Pero existe una gran diferencia entre la culpa y el arrepentimiento genuino, la culpa es un sentimiento negativo que te hace victimizarte y pensar que nunca podrás cambiar y señalarte, el arrepentimiento te hace ir a la presencia de Dios para limpiar tus pecados y tomar las acciones correspondientes para evitar caer nuevamente en el mismo error. (Hechos 3:19).

Si buscas estar más en su presencia, el irá creciendo en ti y los frutos de su Espíritu se harán una realidad en tu vida. No por esfuerzo humano, sino por el poder de Dios.

El busca corazones obedientes y sensibles a su voz. Quiere usarte, no por tus capacidades, sino por tu corazón. A medida que te encargues de sus asuntos, él se encargará de los tuyos. Busca obreros dispuestos, genuinos, capaces de reconocer que son débiles pero que en su presencia él se perfecciona en la debilidad. (2 de Corintios 12:9).

Fuiste creado para adorarle, ha depositado dones y talentos para que seas parte de la revolución de los hijos de Dios, para que seas luz en los ambientes donde te desenvuelves. No puedes seguir viviendo en esclavitud, el enemigo le agrada que te encierres en tu sentimiento de culpa ya que esto atrasa el proceso de Dios, sin embargo sus planes siempre se cumplen y Él te ha creado con un propósito especial.

Si has fallado, confiésale tu pecado, deja que te limpie, toma las acciones correspondientes y sigue adelante. Él te perdona, pero ¿estás dispuesto a perdonarte a ti mismo? ¡Vive en libertad!

Te dejamos está recomendación musical para meditar sobre el tema – Limpio soy (Blest)

 

¡Dios te bendiga worshipera!

Este post fue escrito para ustedes por la worshipera, Sharon Brenes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close